¿Qué son los sistemas de protección anticaídas y cómo se clasifican?

0
377
views
sistemas anticaída

Los conocidos sistemas de protección anticaídas se suelen describir como una especie de mecanismo de sujeción o de soporte que le permite a los trabajadores de altura una mayor seguridad al ejecutar sus jornadas laborales. Los sistemas anticaída luxtop y muchos otros más, se usan para evitar posibles caídas y accidentes a diferentes alturas, ya sea a través de equipos de protección individual o colectiva.

El objetivo de estos elementos es simple, sostener y detener el cuerpo del trabajador y evitar que el mismo impacte con el suelo y llegue a afectar su vida de manera temporal o permanente.

Los sistemas anticaídas se componen, en su mayoría, por arneses, equipos de amarre y ciertos elementos de conexión. Sin embargo, por medio de estas líneas te ofreceremos una información mucho más detallada con la cual podrás comprender mejor qué son los sistemas anticaídas y cuáles son los más populares. 

Sistemas anticaídas y sus tipos

Para comprender mejor qué son los sistemas anticaídas es necesario saber ciertos aspectos referentes a su estructura y los elementos que los conforman. Tales componentes de seguridad se encuentran compuestos por diversos elementos que forman parte del sistema de seguridad en su plenitud. Estos elementos, en su mayoría, son las cuerdas de seguridad, cierres, cables, bandas, ajustes, lastres, tensores, enganches, reguladores de longitud y algunos más.

De igual manera, estos sistemas anticaídas tienen que presentar cierta estructura que le permita alcanzar el objetivo para el cual han sido diseñados, ya sea para cumplir su función principal o para utilizarse como sistema de sujeción, retención o de salvamento.

Sabiendo esto, en primer lugar se debe tomar en consideración el soporte, así como ocurre con los equipos de anclaje, luego con los subsistemas de conexión y finalmente los absorbedores de energía y arneses. Sin embargo, para aclarar mucho más este concepto te presentaremos algunos de los sistemas más destacados:

Sistemas anticaídas

Estos son unos de los equipos más empleados gracias a que opera como un protector individual que actúa contra las caídas de los trabajadores al detectar posibles fuerzas de impacto, todo ello gracias a su  disipador de energía, comúnmente conocido como “absorbedor”.

Se debe destacar que estos sistemas responden a las condiciones que se presenten en las zonas de trabajo, así como ocurre con las exigencias indicativas, ergonómicas y ajustables de los mismos. Todo con la finalidad de asegurar la salud, bienestar y comodidad del trabajador en cuestión.

Pero esto no es todo, pues estos equipos de protección deben encontrarse sujetos a las normativas estipuladas en la UNE-EN 363, sobre todo en lo que respecta a los sistemas individuales.

Sistemas de sujeción

Este sistema permite que los trabajadores realicen sus actividades en condiciones de tensión o de forma suspendida en las cercanías de las zonas de riesgo sin que el mismo pueda impactar contra el suelo. Estos sistemas se utilizan de manera alternativa al no contar con un sistema de retención.

Sistemas de retención

Estos logran impedir que los trabajadores alcancen las zonas de riesgo, aunque no detienen las caídas como tal, solo las previenen. De igual forma lo más recomendable es utilizar los arneses para efectuar trabajos a gran altura con ayuda de estos sistemas.

Sistemas de salvamento

En el caso de estos equipos es posible observar su empleo en caso de que el operario se deba rescatar a sí mismo o a algún compañero que haya quedado suspendido durante la ejecución de sus actividades laborales. Todo ello es posible sin requerir que ninguno de ellos haya tocado el suelo en ningún momento.

¿Por qué es tan necesario contar con sistemas anticaídas? 

Cualquier labor que se deba realizar en las alturas necesita, obligatoriamente, de un sistema de protección anticaídas como las líneas de vida, arneses o anclajes. No obstante, las escaleras de gato, barandillas de seguridad fijas y pasarelas también se pueden usar como componentes adicionales que permitan la realización de estas actividades de una forma segura y sin exponer de manera negativa la integridad de los trabajadores.