Entrenar en ayuno ¿es bueno o malo?

0
195
views
levantar pesas en ayuno

Durante el comienzo del día y hasta en la madrugada donde ni el sol se ha levantado, algunas personas visualizan un espacio perfecto para entrenar. Las canchas deportivas se encuentran vacías, no hay tanto tráfico, el aire se siente más fresco y todo pareciera ser ideal para iniciar con algo de actividad física.

Si eres capaz de levantarte, vestirte y prepararte a estas horas para sudar un poco, te podemos decir que esto tiene también sus propias ventajas. Y es que al haber culminado con tu  rutina, toda la descarga de endorfinas y adrenalina va a hacer que estés más activo y alerta, empezando un día saludable y revitalizado.

Todo va de maravillas, pero seguro te preguntarás cosas como ¿levantar pesas en estado de ayunas será bueno? ¿El desayuno primero o luego? ¿Cómo empiezo esta nueva rutina?

Es bastante probable que haya escuchado que la realización de actividades deportivas en ayuno permite la quema de grasas, aunque también puede llegar a perjudicar porque “quemas músculo” ¿Cuál es entonces la verdad? Todo es relativo, por ello te conviene contar con la mayor información disponible, y aquí te la tenemos.

¿Se puede quemar grasas en ayuno?

Inmediatamente te podemos responder que sí. Un estudio que se basó en la respuesta al entrenamiento de hombres considerados parcialmente en forma mientras hacían un trote básico arrojó un resultado sorprendente. El 20% de los hombres que ayunaron lograron perder hasta un 20% más de grasa corporal en este ejercicio en comparación a los que sí desayunaron.

En entramado científico indica que nuestro organismo opera de forma similar a como lo hacen las baterías. La energía que se encarga de alimentar a nuestro sistema muscular tiene dos condiciones, glucógeno o azúcar que se almacena en los mismos músculos y la grasa a disposición en los tejidos adiposos. Siempre cuando se hace un esfuerzo físico se emplea la combinación de ambas fuentes energéticas.

En cuanto te levantas tus reservas de glucógeno presentes en los músculos aún se encuentran óptimas gracias a lo que consumiste un día antes. Al hacer deportes en ayuno los niveles de insulina están por debajo de lo normal, así que el organismo utilizará la propia grasa como su combustible en compañía del glucógeno. Entonces, mientras las reservas de glucógeno van disminuyendo, el organismo va a recurrir ahora, en mayor medida, a la grasa como su principal combustible.

Sin embargo, todo este proceso se presenta en la realización de ejercicios moderados, si lo que buscas en realizar ejercicios de intensidad los resultados cambian si no tienes nada en el estómago

¿Nuestro rendimiento se ve afectado si entrenamos en ayuno?

Al glucógeno se le conoce por ser un encadenamiento de glucosa en pocas palabras, es ese azúcar que cada una de las células de nuestro organismo emplea como combustible. Mientras que, cuando hablamos de quemar grasa, estamos hablando de un proceso más extenso y para nada rápido. En el momento en que a tu sistema muscular le exiges todo lo que puede dar, la grasa no alcanza y por ello es que tu organismo pasa a emplear una gran cantidad de glucógeno como respuesta a estas exigencias.

Si no existe suficiente glucógeno entonces es más complicado alcanzar el máximo de potencia. Es por ello que el rendimiento se resiente si hacemos actividades deportivas en ayunas. Así que, tener el estómago vacío no es lo mejor si queremos intensificar nuestro trote o levantar pesas más pesadas.

A pesar de que entrenar moderadamente parezca buena idea, manteniéndote en forma sin sufrir mucho, esta moderación no te permite mejorar. Para lograr ganar músculo y perder grasa se necesita que lleves a tu organismo hasta los límites para que se adapte. Mientras tanto, si haces lo mismo siempre, no vas a obtener resultados distintos.

¿Entrenar en ayunas hace que pierdas músculo?

Si la rutina de ejercicios es muy intensa se requiere optar por los depósitos de glucógeno y su glucosa para que puedas mantener el ritmo. Sin embargo, cuando estás quedándote sin glucógeno y la intensidad de los ejercicios no baja, el organismo obtiene la glucosa de otra parte. Tal acción se logra al descomponer las proteínas de los músculos en la “gluconeogénesis”, lo que en los gimnasios se conoce como el “quemar masa muscular”.

El temor de perder músculo si se entrena durante el ayuno es algo sumamente exagerado debido a que se debe entrenar a una gran intensidad para que tal proceso ocurra. Así que descuida, puedes ir integrando este tipo de ejercicios e intensidades sin miedo a estancarte en tus rutinas.